Tag-Archivo para » relacion padres e hijos «

Lo heredado y lo adquirido

Algunos futuros padres adoptivos y aún más sus familiares suelen preocuparse por la herencia, que el niño pudiera traer consigo, en cuanto a la transmisión genética se refiere. Este fenómeno tiene una característica esencial: en él interviene el azar. Nadie puede asegurar cuáles características serán heredadas por un niño aun conociendo a la pareja que lo concibió. Sólo se puede hablar de predisposiciones. Éstas pueden ser, por ejemplo, de temperamento, de habilidades, de características físicas o
de ciertas enfermedades. Todos conocemos familias que tienen hijos biológicos con diferencias notables de temperamento, de aptitudes, o físicas.

Es que a veces se heredan rasgos que sólo se han manifestado en familiares lejanos que ni siquiera se han conocido. Es un error pensar, además, que los factores genéticos heredados todo lo determinan. El ambiente en el que el niño crece, el afecto de su familia, los cuidados recibidos y la educación son, entre muchos otros, importantes factores para que un chico se desarrolle sanamente. Hay aspectos fundamentales para la vida de todo ser humano que no se heredan, como nuestros valores o la forma que tenemos de relacionarnos con los otros; éstos se cimientan en la primera infancia en el constante intercambio con los seres queridos.

Relacion padres e hijos

Relacion padres e hijos

No es más que lógico que los padres no sean siempre consecuentes. La tradicional recomendación de que a toda costa deban tratar de serlo, pasa por alto el hecho de que las situaciones cambian constantemente…

Relacion padres e hijos

Relacion padres e hijos

Por muy loables que sean estas intenciones, como padres les hacen en vez de más, menos efectivos. Olvidar su condición de ser humano es el primer y más grave error que puedan cometer los padres. Porque los niños, por muy pequeños que sean, aceptan en alto grado la autenticidad de las personas.

Derechos de los padres

derechos de los padres

Como padres tienen el deber de ser “algo más” que simples personas… Esta terrible carga de responsabilidad les hace pensar que siempre deben ser consecuentes en sus sentimientos, que siempre deben amar y aceptar a sus hijos incondicionalmente, dejando a un lado sus propias necesidades egoístas.