Tag-Archivo para » desarrollo del niño preescolar «

Desarrollo del niño preescolar

Desarrollo del niño preescolar:
Para todo lo que aprende el niño en edad preescolar necesita el respaldo de la madre, del padre y de toda su familia. Tanto para desarrollar su yo como para establecer los primeros contactos con el mundo exterior, necesita reafirmarse una y otra vez en el ejemplo de los padres y obtener seguridad a través de sus reacciones. Los suyos son algo muy importante para él, su padre es el más fuerte, su madre la más buena, y ambos las personas más sabias del mundo.
A los tres años los niños suelen conocer ya su apellido, y a esa edad es también cuando el mundo se les ensancha cada vez más. Muchos acuden ahora por primera vez al jardín de infancia o al preescolar, y es bueno que lo hagan. Si en cuanto a la guardería para bebés tenía algunos reparos y sólo la recomendaba si se cumplían determinadas condiciones, estoy totalmente a favor del jardín de infancia a partir de los tres años. Incluso si no fuera en todos los puntos tan ideal como cabría desear, pienso que cuenta más la posibilidad de relacionarse con otros niños y soltarse poco a poco de la influencia exclusiva de los padres que algunas pequeñas insuficiencias. Las condiciones no son nunca totalmente ideales: ni cuando el niño juega con otros en el parque, ni cuando pasa una tarde en casa de los vecinos o el domingo visita a los abuelos. Si a través de nuestros mimos y cuidados cuando era un bebé, ha podido desarrollar su «confianza básica» y si sigue encontrando cada día el respaldo de sus padres, sabrá asimilar también las pequeñas frustraciones que le esperan en el mundo exterior.

Etapas del desarrollo del niño

Existe también un estudio psicológico, llevado a cabo por la psicóloga norteamericana Marian Radke Yarrow, que refuta la opinión de sus colegas mayores y explica cómo se desarrolla en el niño la bondad, la compasión y el sentir con los demás. Yarrow contaba con la colaboración de un grupo de madres que recogían en cinta magnetofónica todas las reacciones que sus hijos pequeños mostraban cuando alguien de su entorno daba señales de dolor físico, tristeza, llanto, cansancio u otra emoción. Más tarde se completaron estas observaciones prácticas con pruebas de laboratorio. Las conclusiones: los bebés menores de un año, al verse confrontados con el dolor de otra persona, sólo miran asustados. Un poco más tarde reflejan el dolor del otro en su propio rostro. Algunos se tocan en el mismo lugar donde el otro se ha hecho daño. Una madre que se había dado un golpe en el codo cuenta que su hijo de 20 meses decía «ay» igual que ella y se frotaba su propio codo. Sólo después frotaba el codo de la madre, como si antes hubiera tenido que «probar» cómo se siente alguien que se ha hecho daño en el codo.

Desarrollo integral del niño

Desarrollo integral del niño

Desarrollo integral del niño:
Afortunadamente, en nuestras latitudes, una alimentación rica en proteínas es una exigencia bastante fácil de satisfacer. Basta con que la madre embarazada y lactante tome mucha leche, queso, carne y demás alimentos ricos en proteínas y no comience demasiado pronto con una alimentación suplementaria para el bebé. Si el niño toma el pecho, durante los cinco primeros meses no necesita otra cosa; si se le alimenta con biberón, no hay que pasar demasiado pronto a las papillas de cereales (según recomendaciones de la PAO no antes del sexto mes). Es mejor darle como primer suplemento zumos y compotas de fruta y purés de verduras. Pero sobre todo, que nunca le falte la leche, la mejor fuente de proteínas para el niño pequeño.