Tag-Archivo para » castigos a niños «

Formas de castigar a un niño

Los premios y castigos como sistema educativo son ideales para favorecer las jerarquías. Cada uno en su sitio y todos obedeciendo al gran jefe. Para crear el ciudadano perfecto de un Estado policial puede servir, pero no para establecer unas condiciones de amistad y compañerismo dentro de la familia, ni para formar seres libres y responsables.
Porque valores como la amistad, la sinceridad, la solidaridad, el respeto por las opiniones ajenas no se aprenden con un adiestramiento mediante premios y castigos, sino sólo a través de una convivencia amistosa.
Si el estar con tus hijos ya no te hace ninguna gracia, si no te proporciona ninguna alegría emprender algo ¡unto con ellos, si te sientes como en una trampa, atada de pies y de manos, probablemente necesitas volver a trabajar en tu antigua profesión o dedicarte a algo exclusivamente tuyo. Busca una buena guardería o consigue una persona que se quede al menos algunas horas a la semana con los niños. En estas horas haz sólo lo que realmente te satisface, sin ninguna clase de remordimientos.
Si piensas que eres una mala madre porque no logras ser siempre paciente, bondadosa y alegre, habla con otras madres. Además de intercambiar experiencias (seguro que te comprenden mejor que tu marido), quizá también os podéis ayudar en lo práctico, organizando juntas juegos, excursiones, tardes de pintura y de trabajos manuales o cualquier otra cosa con vuestros hijos.
Si los dos, madre y padre, tenéis la impresión de que los niños son el centro del mundo y ya no existe ninguna otra cosa fuera de ellos y el trabajo, procuraros por lo menos una tarde a la semana para hacer aquello que habéis dejado a causa de los niños, como ir al cine, pasear, salir con los amigos o, ¿por qué no? pasar una noche en un hotel como una pareja de recién enamorados.
Si ninguna de estas medidas de «automimos» surte efecto, si todo sigue gris en gris, si ya te levantas cansada y sin ganas de hacer nada, es posible que tengas una depresión que requiere un tratamiento. Todo antes de que la situación se endurezca y el círculo vicioso se establezca definitivamente. (Además, cuanto más se espera, más larga y costosa será la terapia).