Archivo para la Categoría » Metodos de planificacion familiar «

Previsiones aconsejables para el locador

* Investigar el patrimonio del fiador antes de la firma del contrato.
* Solicitar del fiador que afecte uno o varios inmuebles en garantía del contrato, obligándose a no venderlos sin su conformidad mientras el inquilino pennanezca en el inmueble,
* Averiguar en el Registro de la Propiedad Inmueble, por intermedio de un gestor, las condiciones de dominio de los inmuebles que garantizan el contrato.
* Priorizar al inquilino cuyo fiador habita el inmueble que avala el contrato, siempre que no esté constituido en bien de familia.

Responsabilidad del garante que avala un contrato de locación

La fianza representa una cláusula muy importante en el contrato de locación de un inmueble, ya se trate de casa, departamento, local. El fiador responde por los pagos que deba realizar el inquilino mientras permanezca en el inmueble, razón por la cual el locador deberá precaverse para evitar ser defraudado por una garantía “trucha”.
Obligaciones del fiador.
Este garantiza con todos sus bienes el cumplimiento del contrato por el inquilino. Tamaña responsabilidad que puede llegar a poner en peligro su bienestar económico y el de su familia, sólo debe asumirse a favor de una persona por quien se pueda “poner las manos en el fuego” en lo que a su intencionalidad de cumplimiento respecta. De no existir esa seguridad, ante un pedido de garantía, la respuesta aconsejada es: “Discúlpame, pero no puedo”.
Juicios.
Los juicios de desalojo y cobro de alquileres involucran a diario a confiados garantes quienes en un santiamén pasan de despreocupados ciudadanos a principales deudores de considerables sumas de dinero.
Por ejemplo, el inquilino ha perdido el trabajo y, por esa razón, no puede seguir pagando el alquiler. El fiador se siente defraudado por la persona en quien confió, a pesar de sus buenos motivos, que para él, no son suficientes porque aquél no le informó la situación. El locador le ha iniciado un juicio y su casa fue embargada. Si bien el inquilino es el culpable, el fiador -como garante del contrato- está obligado a pagar la deuda respondiendo por los alquñeres adeudados y sus intereses y, además, por los daños que aquel ocasionó en el inmueble, los honorarios y gastos judiciales y el perjuicio económico que provocó la ocupación ilegítima.
El fiador debe tomar previsiones.
Quien acepte actuar como fiador antes de firmar, debe meditarlo en profundidad y estar consciente de la responsabilidad que asume. La regla de oro es la confianza plena en el inquilino y la determinación de responder por él en caso de incumplimiento. No está de más que le advierta que si no puede pagar puntualmente se lo informe, con lo que se puede evitar un juicio.

Familia moderna

Familia moderna

Y los niños no sólo eran atendidos y educados por ella sino también por todos los demás miembros del clan familiar. Me temo que a la actual familia pequeña no se la ensalza porque de repente la sociedad haya comprendido que constituye el caldo de cultivo ideal para criar hombres felices, sino porque en ella se basa toda nuestra economía. Evidentemente, se necesitarían menos neveras, lavadoras, televisores y demás cachivaches si en un solo hogar convivieran diez o doce personas, sea verticalmente, en un clan familiar, sea horizontalmente, en una agrupación de amigos.

Fotos maternidad

Fotos maternidad

Decidamos lo que decidamos, no debemos olvidar que no hay leyes escritas. Un niño no es un autómata al que se echa determinada moneda para que salga determinado producto. Un duro si queremos un chicle y veinticinco pesetas si se nos antoja una chocolatina. Se ensalza tanto la figura de la madre y se ponen tan en alto los valores de la familia, pero nadie se pregunta de qué clase de madre y de qué clase de familia se trata. La familia pequeña actual, con la madre como reina (y esclava) del hogar, en realidad es algo bastante reciente, un producto del desarrollo industrial.

Prestaciones maternidad

Prestaciones maternidad

Cada una cuida alternativamente el hijo de la otra, además del suyo propio. En el otro caso, dos amigas se han puesto de acuerdo para que ambas puedan estudiar, una por la mañana y la otra por la tarde.
Si no se puede encontrar una solución verdaderamente buena y favorable para el niño, en último caso me decidiría por pasar los primeros tres años en casa. Un hijo es demasiado precioso como para experimentar con él. Más tarde, no sólo es menos nocivo sino hasta beneficioso para él que tome contactos con el mundo exterior, aunque éstos no sean tan ideales como quisiéramos.

Matrimonio y familia

Matrimonio y familia

La puericultura o niñera como empleada tija sólo se lo podrán permitir los matrimonios con ciertos medios, aunque a veces, una buena guardería sale por el estilo. Tiene la ventaja de que el pequeño no pierde su entorno familiar hablo de niños menores de tres años  y no pasa por demasiadas manos.

Niños felices

Niños felices

También nosotros mismos estamos sujetos a cambios; evolucionamos constantemente. Así es posible que al principio pensemos en una gran familia, pero que «sobre la marcha» nos demos cuenta de que nuestra capacidad de amor materno o paterno (o nuestras posibilidades económicas) sólo alcanza para uno o dos hijos. O viceversa, que al principio demos más importancia a nuestra carrera o nuestro bienestar material y más tarde caemos en la cuenta de que el tener un hijo nos hace más felices que cualquier otro bien que nos pueda ofrecer la vida.

Planificacion natural familiar

Planificacion natural familiar

Planificacion natural familiar
La vida está llena de sorpresas, y lo que hoy nos parece un mal, mañana puede resultar un bien. No podemos planificar nuestro futuro totalmente, primero porque siempre ocurren cosas imprevistas y segundo, porque no es bueno que nos calcifiquemos demasiado. Hemos de estar abiertos a los cambios, porque los cambios nos enriquecen y nos conservan nuestra agilidad mental y emocional.

Definicion de planificacion familiar

Definicion de planificacion familiar

Otras veces, la planificación da resultados exactos, aunque su móvil no sea tan apremiante. Los tres hijos de una compañera de trabajo nacieron todos en abril, sencillamente porque ella no quería estar embarazada en verano. Lo único que lamenta ahora son los cumpleaños demasiados seguidos.

Programa familiar

Programa familiar

Lo que sí me parece peligroso es querer afinar demasiado. Una pareja conocida, ambos profesores de enseñanza media, pensaba que el momento ideal de tener un hijo era en primavera. Después del plazo de las catorce semanas de protección legal a la madre, ya comenzarían las vacaciones y así tendrían varios meses para dedicarse ambos exclusivamente al niño. E l primer año, la cosa no funcionó, de manera que ella volvió a tomar la pildora para suspenderla otra vez en junio y quedarse embarazada en el justo momento para dar a luz en marzo. Vivieron un nuevo fracaso, a partir del cual dejaron toda planificación a un lado, confiando en la Naturaleza. Tuvieron su hijo en pleno curso escolar, lo que al principio les pareció una catástrofe. Pero después encontraron una joven puericul-tora, cariñosa y eficiente, que se quedó con ellos durante tres años. Lo consideraron una solución mucho mejor que la inicialmente pensada, esto es, llevar al niño después de los primeros cuatro meses a una guardería.