Archivo para la Categoría » Mala conducta «

Problema con la conducta del niño

Conducta del niño: es cierto que a veces el comportamiento de un chico que regresa a conductas anteriores (y no digamos si hay otro hermanito que atender y poco tiempo disponible) puede poner nuestra paciencia a prueba. Evitemos perder los estribos. En esos casos, repartir la carga con el cónyuge u otras personas puede ser de mucha ayuda. A veces, además, los pequeños reservan sus regresiones para con una persona en concreto. Y, en lo posible, no le digamos aquello de “ya eres grandecito para hacer estas tonterías”. Nuestro estímulo y nuestra comprensión funcionarán mucho mejor. Poco a poco nuestro hijo se dará cuenta de que puede captar nuestra atención y nuestro afecto sin necesidad de volver a ser un bebé.

Castigos para niños y el papel de los padres

Castigos para niños: desde luego, el castigo no es el mejor camino para solucionar el problema, sea cual sea. Ante una conducta inadecuada y repetida, es necesario aunar esfuerzos y extremar la comunicación entre padres y maestros, en vez de buscar una resistencia protectora. Habitualmente, el chico que no atiende a las normas de su maestra suele tener un problema semejante en casa: el que se pelea con otros chicos en la escuela, a menudo se enfrentará también a sus hermanos. Hay mucho en común, entonces, a la hora de buscar soluciones a las posibles malas conductas de los niños. Y la charla constante y fluida entre padres y maestras debe ser el mejor método de educación.

Castigar a un niño por mala conducta

En definitiva, nada puede justificar una educación basada en el castigo. Lo que ocurre es que la acción de castigar tiene efectos inmediatos, y cuando un educador, aun sin voluntad de actuar autoritariamente, ve que sus alumnos sólo modifican la conducta no deseada mediante cierto castigo, tenderá a repetirlo con asiduidad, aunque ello no significará que elimine la causa de la mala conducta. Así, son comprensibles las dudas que hay en casa de Alexis sobre la efectividad de tanto castigar al chico. Somos, en todo caso, de la opinión de que el uso de castigo de manera sistemática debería suprimirse de la práctica educativa, por ineficaz.