Archivo para la Categoría » Llanto de bebes «

Bebes llorando

ALGUNOS CONSEJOS PARA CALMARLE.
• Debes consolarlo. No tengas miedo a cogerlo en tus brazos; recuerda que es un ser indefenso que necesita de tu seguridad y tu protección. Sostenlo con calma, sin mecerlo ni distraerlo, y no apartes tu atenta y comprensiva mirada de sus ojos.
• Manten la calma. Respira hondo y trata de relajarte. Si te pones nerviosa, llorará más. Sé consciente del amor que sientes por tu bebé. Eso te ayudará.
• Si no puedes calmarlo, limítate a acompañarlo. Puedes cantarle, hablarle bajito… Puedes decirle: “te quiero”, “te estoy escuchando”, “puedes llorar tranquilamente en mis brazos”… Hazle saber con palabras, aunque no te comprenda, que entiendes como se siente y quieres ayudarle. Debe saber que te importa y que estás a su lado.
• Observa tus propias emociones. Su llanto puede hacer vibrar tu propio llanto reprimido. Si necesitas llorar, hazlo. Dile que estás triste también.
• Toca sus brazos o su frente con ternura para que sienta aún más tu presencia física, pero no trates de reprimir su llanto.
• Continúa sosteniendo a tu bebé con cariño hasta que deje de llorar de forma natural (un bebé puede llorar mucho tiempo seguido y , en ocasiones, con una intensidad sobrecoge-dora, pero ten en cuenta que, si no se le ha permitido llorar libremente con anterioridad, necesitará dos o tres sesiones de “llanto controlado”).

Bebes que lloran mucho

CÓMO ACTUAR.
La forma en que sus cuidadores actúan frente a su llanto es decisiva. Cuando un bebé llora, nos está pidiendo que lo escuchemos, que lo socorramos. Si dejamos que llore y no hacemos nada, le estamos transmitiendo el mensaje de que su llanto no será atendido, que no nos importa, por lo que, antes o después, el niño se cansará de llorar y se callará. Cada vez llorará con menos frecuencia porque aprenderá que no tiene sentido hacerlo ya que no va a ser escuchado. Por eso, aunque no entendamos la causa de su llanto, debemos acompañarlo y consolarlo y nuestra presencia es muy importante para el bebé. Algunos especialistas recomiendan una respuesta rápida al llanto del bebé, pero sin que eso signifique convertirlo en el centro constante de atención.

Porque llora mi bebe

FUNCIONES DEL LLANTO.
Otra función interesante y muy positiva del llanto de los bebés es que les sirve de “válvula de escape”, ya que es la única forma que tienen para liberar cansancio o estrés acumulado. Por eso, es frecuente que los pequeños lloren al caer la tarde o cuando llega la hora de dormir porque necesitan liberarse de las tensiones acumuladas durante el día: demasiadas visitas, demasiados estímulos, un exceso de ruido…
En este sentido, a veces el llanto es la respuesta a un suceso ya pasado: tal vez el bebé no lloró en el momento de caerse y horas más tarde, cuando las circunstancias son otras, estalla en sollozos. Al llorar, el niño se está librando de aquello que le resultó traumático, ya que se ha demostrado que las lágrimas liberan hormonas responsables del dolor y el estrés. Por otra parte, durante los primeros meses de vida, el bebé continúa íntimamente ligado a su madre o la persona de referencia, de quien depende en todos los sentidos. El niño se convierte en una prolongación de la madre y, muchas veces, comparte sus estados emocionales. Muchas madres han comprobado que basta con que ellas se alteren por cualquier cosa o se pongan nerviosas para que el pequeño rompa a llorar sin motivo aparente.

Mi bebe llora mucho

¿Por qué lloran los bebés?
El llanto de un bebé sin razón provoca en los adultos preocupación, ansiedad, enojo, cansancio… Entender sus causas nos ayudará a sobrevellarlo y a calmar a nuestro pequeño.
Con más o menos frecuencia, todos los bebés lloran. Posiblemente no tienen frío, ni hambre, ni sed, les hemos cambiado el pañal y no están enfermos. Por supuesto, debemos descartar cualquier enfermedad y si tenemos alguna duda, consultar al pediatra, pero normalmente los bebés lloran porque es la única manera que tienen para expresarse y para pedir ayuda. No pueden decirnos “me siento solo”, “me molesta la luz” o “me duele la tripa”, así que tratan de hacérnoslo entender llorando. No lloran para manipularnos o porque quieren estar siempre en brazos sino porque necesitan nuestra ayuda. Y es el adulto quien debe aprender, poco a poco, a adivinar qué es eso que el niño trata de decirle y cómo ayudarle. Si le reñimos por llorar o siempre le distraemos para que no lo haga, estamos dificultando el desarrollo normal de su capacidad para expresar sentimientos.
Si buscas decoracion de cuartos para bebes visita decoracion habitaciones.

Comunicacion de niños

Comunicacion de niños

Comunicacion de niños.
(Este comportamiento se ha observado en todas las madres que inmediatamente después del parto tuvieron ocasión de tener a su hijo recién nacido desnudo a su lado. Ojalá que todos los médicos comprendiesen la importancia de este primer diálogo y facilitasen a la madre el contacto con su hijo).
Más tarde, y mucho antes de que aprenda a hablar, el niño sigue expresándose a través de sus gestos. Algunos de ellos son fáciles de interpretar: el llanto, la sonrisa, los pucheros. Ningún adulto que vea llorar a un bebé dirá que está contento (aunque algunos todavía piensen que lo hace para fortalecer sus pulmones), y una sonrisa no será interpretada como señal de malestar. Sin embargo, existen matices que sólo se llegan a comprender si observamos a nuestro hijo paciente y amorosamente.

Alimentacion bebe de 6 meses

Alimentacion bebe de 6 meses

De todas formas, aunque durante el día estemos dispuestos a dar a nuestro hijo todo lo que necesita, tener que despertarnos noche tras noche para darle de comer es francamente una paliza. No dormir nunca lo suficiente puede llevar a cualquiera al borde de la desesperación. Una madre cuenta: «Yo estaba dispuesta a levantarme tantas veces como fuese necesario. Una madre tiene que ser capaz de hacerlo por su hijo. Jugué a la supermadre hasta que unos dolores de cabeza casi constantes me obligaron a recapacitar y confesarme a mí misma que no me hacía ninguna gracia estar toda la noche en danza para amamantar y acunar al nene. Sólo me curé después de estar mi madre una temporada en casa para ayudarme».

Llanto de bebes

Llanto de bebes

Llanto de bebes
Lo más frecuente, si no está enfermo, es que llore porque tiene hambre o sed… lo que significa que debemos satisfacer esta necesidad. Y esto inmediatamente. No hay forma de contentar a un bebé con un «dentro de un rato» o un «todavía no te toca». Durante los primeros meses, la alimentación según un horario rígido es una crueldad, pues ningún niño nace con un despertador en el estómago que suene cada tres horas. Tiene hambre ahora, y si queremos que adquiera esta confianza en la vida que será tan importante para todo el futuro, tenemos que darle de comer cuando él quiera.

Llanto de bebes

Llanto de bebes

Lo malo para los padres deseosos de satisfacer todas estas necesidades es que el bebé sólo sabe expresarse llorando. Dicen que las madres aprenden muy pronto a distinguir un llanto de otro, el llanto de «tengo hambre» del llanto de «me siento solo». Muchas madres confirman que. efectivamente, es así, pero otras tardan un buen tiempo en aprender a interpretar el lenguaje del bebé. No hay más remedio que acudir cada vez que nos llama, para averiguar qué es lo que le pasa.