Archivo para la Categoría » La nutricion en niños «

Niños que sufren gastroenteritis

El niño que sufre de gastroenteritis necesita reponer el agua y los electolitos que ha perdido, bebiendo líquidos azucarados, como agua de té, agua de arroz o bebidas cola. Se les deben dar entre 15 a 30 mi cada hora. En caso de que vomite después de tomarlos, hay que esperar 45 minutos y volver a intentarlo. Si el trastorno no progresa en las siguientes 12 a 24 horas, conviene darle entre 60 y 90 mi cada hora. Cuando el número de deposiciones se incrementa y hay fiebre, se debe acudir al pediatra. En cambio, si los síntomas se repiten, puede comer puré de manzana, jugos de fruta, bananas, yogur o arroz. Al día siguiente se puede iniciar, gradualmente, la dieta habitual.

La alimentacion en la infancia

A COMER CON PAPÁ Y MAMÁ.
Cuando son muy pequeños, es normal que los niños coman separados de los adultos y en horarios distintos. Pero a partir de los dos años, es bueno que compartan al menos una comida al día con la familia. Disfrutarán, querrán probar novedades e imitarán hábitos.
ELLOS ESCOGEN.
Recientes documentos de consenso editados por ias más importantes sociedades de nutrición y de pediatría nos proponen lo siguiente: a la vista de que los niños son capaces de regular las calorías que toman variando su ingesta en las distintas comidas del día, conviene no insistirles para que se lo acaben todo si no tienen hambre. Los padres deben tener en eí hogar alimentos y bebidas saludables, y ofrecer la estructura de desayuno, media mañana, comida, merienda y cena, incluyendo la máxima variedad posible dentro de dichos alimentos y bebidas, pero los niños son los responsables de escoger qué comen y cuánto comen de todo lo que los adultos les ofrecen.
NORMAS FUNDAMENTALES.
¿Qué significa, en definitiva, “comer sano” en la infancia? Varias cosas. Lo primero, prestar atención al desayuno y a la merienda. No conviene “saltárselos”. Evitar el abuso de azúcar, refrescos y bollería, y aumentar el consumo de verdura y fruta En cuanto a bebida, el agua es fundamental. También es importante consumir más pescado que carne, limitar el consumo de embutidos y promover el de legumbres, frutos secos y cereales preferiblemente integrales. Y recordar que prohibir alimentos es despertar su interés, así que, siempre sin pasarse, es bueno comer de todo.

Mi bebe no come

CUANDO NO COME.
En Occidente muchos padres se quejan de que sus hijos “no comen”, pero la realidad es que crecen fuertes y sanos, por lo tanto, algo comerán. Ningún niño se muere de hambre en España, así que el primer consejo a unos padres angustiados por la falta de apetito de su hijo es recordarles que los niños comen en función de lo que tienen que crecer, y no al revés (no crecen más por más que les demos de comer). Su cuerpo sabe cuánto y cuándo va a crecer y su apetito será el indicador de que ha comenzado el proceso de crecimiento y, por ello, necesita más combustible para su organismo.

La alimentacion para niños

PICAR ENTRE HORAS.
Las conclusiones de los estudios al respecto de comer entre horas son que esta práctica puede presentar ventajas en cuanto al control de peso, porque parte de la energía que ingerimos en cada comida, se gasta en los procesos de digestión, absorción y asimilación, y a mayor número de comidas, mayor gasto de energía. De este modo, tomando las mismas calorías, gastaremos más energía cuanto mayor sea el número de comidas. Además, evitaremos llegar a la siguiente comida con mucho apetito, lo que nos forzaría a escoger alimentos más calóricos. Pero no cabe duda de que si se “pica” entre horas, debe ser a partir de alimentos saludables: las frutas, hortalizas, un yogur, algún palito o alguna galleta de pan integral, serán un buen recurso para matar el “gusanillo” entre las comidas.

Guia de alimentacion para bebes

VERDURAS A LA CARTA.
A los niños, como a los adultos, se les aconseja tomar verdura en todas las comidas principales. Por supuesto, las raciones deben estar adaptadas y ser considerablemente más pequeñas que las que se servirían a un adulto, pero no hay que olvidar nunca que es muy recomendable ofrecerles verdura tanto para comer como para cenar. Por otro lado, a los niños no es conveniente insistirles porque crean aversiones rápidamente, y por eso es importantísimo recordar que no hay que “obligarles”, sino “ofrecerles”. Si se resisten, es mejor probar con otras presentaciones o combinaciones… y si no hay manera, lo mejor es dejar pasar unos días y volver a intentarlo. En cualquier caso, la clave es que los adultos tomen verdura: los estudios al respecto indican que cuando los papas tomamos verdura a menudo, ellos acaban cogiendo el hábito de forma inconsciente.
CUIDADO CON LOS ZUMOS.
Conviene disminuir el consumo de zumos, incluyendo los que son caseros. Ambos se asocian a un mayor riesgo de sobrepeso. Además, al licuar la fruta, ésta pierde parte de la fibra que contiene la pulpa. Y en cambio, masticar fruta produce sensación de saciedad.

Alimentacion infancia

INTEGRALES: CAMBIO SIMPLE Y ROTUNDO.
Conviene que en tu hogar tú y los tuyos toméis integrales: pan, arroz, pasta… Son más ricos en nutrientes, previenen y tratan el estreñimiento, mejoran la circulación sanguínea, previenen la diabetes y el colesterol elevado, disminuyen el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer y ayudan a controlar el peso, entre otros motivos, porque activan el mecanismo de la saciedad antes que los refinados. Un cambio simple y sano.
ABRE TU COCINA.
Permite que tus hijos te ayuden tanto en la compra, acompañándote al mercado y ayudándote a escoger alimentos, como en la elaboración de las comidas. Verás que el momento de comer es mucho más divertido. Seguro que tus niños pueden elegir, de entre la oferta de alimentos saludables, los que más se adaptan a sus gustos; seguro que pueden ayudarte a hacer albóndigas con sus manitas limpias, a batir los huevos de la tortilla, a añadirle sal o incluso a cortarla en imaginativos trozos; seguro que pueden preparar una sabrosa vinagreta para la ensalada, decorar los platos con hierbas aromáticas o tro-citos de hortalizas, preparar un fantástico guacamole con aguacate, tomate y cebolla troceados que sólo hay que mezclar con un tenedor, y un largo etcétera. Tus niños se convertirán en tus mejores ayudantes y les encantará comer lo que ellos mismos cocinan.
Eso sí, cuando se pongan con las manos en la masa, no olvides que la mayor parte de los accidentes infantiles ocurren en el hogar. Conviene que cocines con los fogones situados más cerca de la pared, que alejes del alcance del niño los utensilios peligrosos de la cocina, y que los vigiles muy de cerca.

Alimentacion en la infancia

¿Sueñas con un hijo al que le pirre la verdura, no le importe merendar fruta y para el que la mesa sea un placer? No es imposible. Aprende unos cuantos trucos y míralo cómo va creciendo: sano, fuerte y feliz.
La OMS considera que una alimentación saludable en la infancia promueve un crecimiento y desarrollo óptimos en los niños tanto desde el punto de vista físico como intelectual. Además, previene la obesidad, la diabetes o la hipertensión. Teniendo en cuenta que España es uno de los principales países de Europa con obesidad infantil, hecho que disminuye la esperanza de vida de los niños, es para tomarlo muy en serio: comer bien es fundamental.
LOS NIÑOS NOS OBSERVAN Comer bien es como ir en bici: divertido. De igual manera que para aprender a ir en bicicleta conviene “observar” a gente que la utiliza y comprobar que no parece difícil, “tener” una bicicleta en casa para que ensayemos más a menudo y que alguien nos la aguante en nuestros primeros pinitos, para que los niños aprendan a comer saludablemente, se necesita seguir estos mismos principios: “observar” cómo los que les rodean comen de forma saludable porque se convencerán inconscientemente de que es algo fácil de llevar a cabo, “tener” alimentos saludables en casa para acudir a ellos cuando tengan apetito, y tener “asesores” que les acompañen y eduquen en este importante proceso de aprendizaje comiendo en la mesa con ellos.