Archivo para la Categoría » Fase anal «

Habitos de higiene niños

Habitos de higiene niños

Por otra parte, para muchas personas mayores, el orden, la limpieza, el ahorro y la propiedad siguen siendo valores mucho más apreciados que la creatividad, la solidaridad o el espíritu comunitario. ¿No será porque sus padres les hayan obligado demasiado pronto y con demasiada dureza a sentarse en el orinal?
Sin exagerar ni en uno ni en otro sentido, creo que conviene reflexionar un poco sobre el tema.

Higiene para niños

Higiene para niños

Higiene para niños.
De todas formas, seguramente deben incidir factores muy fuertes para que a través del aprendizaje de los hábitos de limpieza se forme un carácter netamente avaro, estrecho y meticuloso u otro netamente abierto y desprendido. Existen muchas combinaciones y términos medios. Nuestros propios padres sabían muy poco sobre las implicaciones psicológicas y prácticamente a todos los que formamos hoy la generación de los adultos nos han enseñado a ser limpios a los diez, doce o catorce meses. Y no todos somos unos maniáticos de la limpieza ni avariciosos acumuladores de bienes materiales.

Higiene en niños

Higiene en niños

En cambio, el niño que tiene amplia ocasión de satisfacer su deseo de proporcionarse placer a través de la expulsión de sus excrementos, tendrá un carácter más desprendido y abierto.
Volviendo al ejemplo de los niños a los que se deja descubrir el orinal por sí mismos, se podría objetar que si no se les exige absolutamente nada, más tarde podrían llevar el carácter desprendido demasiado lejos, es decir, volverve manirrotos, desordenados y sucios. Pero en realidad, sí que se les exige algo, sólo que de forma más suave y menos represiva. El orinal está ahí, en un rincón de la habitación, esperando a que lo usen. Estos niños no son adiestrados directamente, pero el ejemplo de los demás y los requerimientos del medio ambiente les incitan a transferir el placer de evacuar libremente, al placer de dominarse y obtener la aprobación de las personas amadas.

Educacion para bebes

educacion bebe

El aprendizaje del control de los esfínteres produce en el niño sentimientos contradictorios hacia la madre. Si le quiere dar placer a ella, tiena que renunciar a su placer, el de orinar y defecar espontáneamente. Lo hará si a cambio encuentra otro, el amor y la aprobación de la madre.
Según los psicoanalistas, el futuro carácter del individuo tiene mucho que ver con la educación durante esa época. Si se empieza el aprendizaje de la limpieza demasiado pronto, si el adiestramiento es duro y se exige al niño desprenderse de algo que todavía no está dispuesto a dar, desarrollará un carácter estrecho, avaro, con un afán exagerado de la limpieza y el orden.

Fase anal

Fase anal

Según estas consideraciones, el niño que está pasando por la fase anal empieza a sentirse poderoso: puede causarse placer el mismo: basta con orinar y defecar. Pero también adquiere un gran poder sobre su madre. Tan pronto como haya comprendido que ella quiere que haga sus necesidades en el orinal, puede «regalarle» su caca, es decir, desprenderse de algo valioso para que ella se ponga contenta. También puede castigarla negándole este regalo, este producto suyo que tanto valora.