Archivo para la Categoría » amor paterno «

El amor incondicional

AMOR INCONDICIONAL.
La mucha o poca diferencia de edad, el hecho que sean del mismo sexo o distinto, que compartan habitación o no lo hagan… son factores que no determinan la relación que tendrán dos hermanos. Si el amor circula en la familia, cada nuevo miembro es una alegría, sin importar la diferencia de edad o las circunstancias familiares en las que se produce el nacimiento del niño. En las relaciones entre hermanos no existen estereotipos.

Maternidad lactancia

Maternidad lactancia

La satisfacción de las necesidades crea confianza.
Los psicólogos lo llaman «confianza básica»; es lo que el niño adquiere cuando una y otra vez y durante mucho tiempo experimenta que todas sus necesidades son siempre satisfechas. Siente hambre y alguien le da de comer; tiene frío y alguien le arropa; se aburre y alguien acude para hablar y reír con él; se encuentra solo y alguien le coge en brazos y le da seguridad. Todas esas repeticiones crean en el bebé, a lo largo de su primer año, la sensación: «Este mundo es bueno, los que me rodean me comprenden, me gusta vivir».
Nunca se le debe dar al niño el biberón estando echado en la cuna o sobre la cama después de mudarle. Su alimentación en el más amplio sentido se compone siempre de leche más calor, más contacto físico, más voces familiares, más mirarse a los ojos…

Educar a los hijos

Educar a los hijos

Lo importante es no seguir ciegamente el camino trillado sino saber lo que queremos: vivir en una casita confortable pero estrecha, o correr por un campo abierto, aunque a veces nos mojemos las narices. Nuestra autenticidad, de una forma u otra, siempre será beneficiosa para nuestros hijos.

Ser padre

Ser padre

Un equipo de psicólogos estadounidenses (Universidades de Illinois y Texas) se dedicó a observar a un grupo de padres con sus hijos, desde el nacimiento del niño hasta los tres meses. Entre 27 actividades, compartidas por ambos padres, la única diferencia que observaron era que las madres acariciaban y besuqueaban al niño más que el padre, mientras que éste imitaba más a menudo la expresión de su cara, estableciendo así un contacto visual más directo con el bebé.

Paternidad o maternidad

Paternidad o maternidad

Podemos suponer que Fromm llegó a sus consideraciones a través de la observación. Si recordamos nuestra propia infancia, sobre todo si hemos recibido una educación tradicional, nuestro padre era. efectivamente, el que controlaba, exigía, juzgaba y repartía su benevolencia según nos habíamos comportado, mientras que nuestra madre (Dejale, si es sólo un niño) se mostraba más benévola, levantando castigos o llevando unas galletas al niño condenado a quedarse sin cenar por alguna travesura.

La paternidad y maternidad

La paternidad y maternidad

Quizá sea cierto que el niño y el ser humano en general  necesite de ambas clases de amor, pero prefiero pensar que ambos deben emanar por igual de la madre y del padre.
(El pensamiento se repite en la fe cristiana: nos salvamos, por un lado, por la gracia divina, y por el otro, por nuestras buenas obras: Dios representa el padre y la madre a la vez).

Amor paterno

Amor paterno

El amor paterno es condicional. Su principio es “te amo porque llenas mis aspiraciones, porque cumples con tu deber, porque eres como yo”….
Según Fromm, ambas clases de amor tienen su lado positivo y negativo, y sólo si se combinan en la justa medida y el niño recibe de cada padre lo suyo, puede llegar a ser un individuo psíquicamente sano.