Archivo para la Categoría » Alimentacion para niños «

Déficit de vitamina A

Nuevamente se han empezado a ver manifestaciones clínicas por déficit de niacina, un tipo de vitamina A. A esta enfermedad se la conoce con el nombre de “Pelagra”. Además de dermatitis el enfermo suele sufrir debilidad, anorexia, lasitud, vértigo, trastornos gastrointestinales, etc. Esta afección suele ser más frecuente en aquellos que siguen dietas vegetarianas, ya que la cantidad de niacina producida por el organismo no es suficiente para evitar los síntomas. La carne magra, el hígado, los pescados y en general las carnes rojas son una buena fuente de niacina. La mayoría de los cereales sólo la contienen en una pequeña proporción. También es mínima su presencia en los lácteos y sus derivados, pero estos nutrientes poseen triptófano, un componente coadyuvante de la niacina. La Pelagra se presenta en primavera y verano y también durante el posparto, pues el embarazo y la lactancia aumentan las necesidades de esta vitamina. La mejor manera de prevenirla es a través de una dieta balanceada en la que no falten las carnes.

Problemas con la mamadera

Cuando Rodrigo pretende tomar la mamadera de su hermanita, su mamá le dice risueñamente: “A mi niño le gustaría ser chiquitito otra vez”. Lo dice en un tono tierno y divertido, sin enojo ni burla. Establece así una complicidad con su hijo y le demuestra que lo entiende. Rodrigo se siente reconfortado y, a partir de ahí, simula de vez en cuando tomar el biberón para hacer reír a mamá.

Recién nacido mamando bien

Buscando las causas puntuales, se comprueba que cada una tiene una solución. Pero antes hay que distinguir entre los bebés que lo rechazan desde el principio (aquellos que nunca se han enganchado) y los que empiezan mamando bien, pero en un momento dado lo rechazan. Cuando el recién nacido no acepta el pecho, puede tratarse también de una mala postura. O de posibles causas físicas, como que tenga la boca demasiado pequeña o el pezón sea demasiado grande o porque la areola esté demasiado tensa y haga que el pezón quede más plano. O bien no puede prenderse al pezón o se le escapa enseguida.

Evitar la mamadera

En caso de que no quiera tomarlo, la madre debe sacarse la leche y dársela con una cuchara, una jeringuila o un vaso para evitar la mamadera. Y. mientras tanto, seguir ofreciéndoselo. Sobre todo cuando esté medio dormido, ya que los bebés que rechazan el pecho voluntariamente de día lo toman bien de noche o estando adormilados. ‘También es posible que no lo acepte en la postura clásica de mamar -señala el pediatra Carlos González-. Es posible que lo hayan vacunado y, al sujetarlo por las nalgas, sienta dolor. A veces, basta con cambku” de postura para engañarlo, por ejemplo, colocándolo en posición vertical como si estuviera en la mochila”.

Grupo de apoyo de lactancia natural

En ocasiones, se trata de episodios sin una razón concreta y sin importancia, que incluso se resuelven solos. Son más frecuentes durante las primeras semanas, cuando madre e hijo son “novatos”. Pero, si son duraderos, lo primero es buscar la causa. “Y mientras tanto, tener mucha paciencia, no forzar nunca al bebé”, apunta Bettina, coordinadora de un grupo de apoyo a la lactancia natural. “El pecho no se le da al bebé: se le ofrece para que sea él quien lo tome. Debemos acariciarle el borde de los labios con el pezón o apretarle suavemente la cara contra el pecho desnudo y ver si él lo quiere tomar. Sin forzarlo”.

Alimentación del bebé y el poder de los adultos

Alimentación del bebé: cuando el bebé necesita algo surge en él la imagen de aquellos objetos deseados encargados de saciar el hambre. Lentamente va dejando de ser pasivo frente a lo externo que lo moviliza, y se transforma en activo. Empieza entonces a mirar a su alrededor y como el hambre es la primera necesidad, todo lo que puede encontrar en la realidad tenderá a ser incorporado por la boca. Las cosas se tragan (aceptan) y se escupen (rechazan).

Mi hijo no come

Negarse a comer también puede ser un reclamo de atención. El niño que se siente desatendido en otras áreas puede hacerse el remolón en las comidas para reclamar la atención sobre su persona. Esto ocurre, a veces, con un niño tranquilo entre varios hermanos más problemáticos.
En general, se debería procurar que la comida familiar sea un placer para todos: todos Se reúnen, comen y están a gusto, por supuesto sin prestar demasiada atención a los buenos modales tratándose de niños en edad preesco-lar. Algunos niños, ya mayorcitos, no comen por estar preocupados, sea por problemas reales o imaginarios. La negativa a comer, tanto en este caso como en los anteriores, no es una falta de apetito en sí, sino una señal de otra índole.
En general, se puede decir que un niño que aumenta normalmente de peso, que come, aunque no exactamente como los padres quisieran y que no presenta trastornos en las demás áreas de su vida, es un niño normal que no debe preocuparnos especialmente.
Los trastornos reales del apetito pueden deberse a:
— enfermedades físicas:
— que el ambiente en la mesa sea desagradable y forzado:
— que el niño reclame la atención de los padres porque se siente desatendido:
— que esté preocupado por alguna causa concreta.

Alimentos sanos para niños

Su vitalidad crece. Su protección, también.
Sus aventuras le llevan cada vez más lejos… ¡cuánta vitalidad!
A partir de los 3 años, tu hijo necesita cada vez más energía. Y mucha protección. Por eso, ahora la nueva Nestlé Crecimiento 3+ Vitalidad, además de estar más adaptada a sus necesidades nutricionales:
• Le aporta más vitalidad durante más tiempo, porque contiene carbohidratos de larga duración y vitaminas del grupo B.
• Le ayuda a mantener unas buenas defensas naturales gracias a los prebióticos y su efecto bifidus.
• Le proporciona un crecimiento sano y equilibrado, con 13 vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6.
• Contribuye a unos buenos hábitos alimentarios, al no contener azúcares añadidos.
Nestlé Crecimiento 3+ Vitalidad. Él crece. Su protección, también.

Alimentos nutritivos para niños

Esto sí, esto no. A su manera, tu bebé siempre te dice lo que le gusta y lo que no.
En el momento de comer, sucede lo mismo. Normalmente prefiere sabores dulces. Sin embargo, es bueno que se acostumbre al sabor natural de los alimentos, sin añadir azúcar, para ayudarle a tener una nutrición equilibrada en el futuro. Por eso, en Nestlé hemos elaborado las nuevas Papillas de Cereales 0% azúcares añadidos. Además, contienen Cereales Hidrolizados Enzimáticamente, que facilitan la digestión. El sabor natural de las papillas le encantará… ¡y todavía más con tus mimitos!

La alimentacion para niños

PICAR ENTRE HORAS.
Las conclusiones de los estudios al respecto de comer entre horas son que esta práctica puede presentar ventajas en cuanto al control de peso, porque parte de la energía que ingerimos en cada comida, se gasta en los procesos de digestión, absorción y asimilación, y a mayor número de comidas, mayor gasto de energía. De este modo, tomando las mismas calorías, gastaremos más energía cuanto mayor sea el número de comidas. Además, evitaremos llegar a la siguiente comida con mucho apetito, lo que nos forzaría a escoger alimentos más calóricos. Pero no cabe duda de que si se “pica” entre horas, debe ser a partir de alimentos saludables: las frutas, hortalizas, un yogur, algún palito o alguna galleta de pan integral, serán un buen recurso para matar el “gusanillo” entre las comidas.