Todo un proceso para el bebé

En un primer momento de la vida del bebé la mamá debe adaptarse lo más posible a sus necesidades. Después, esa mamá irá pasando de ese primer estado de completa adaptación a otros estados de menor adaptación, debiendo ser éste un proceso lento. Así es como el bebé no sólo logrará por medio de la mamá las primeras experiencias de satisfacción, sino que también experimentará sus primeras frustraciones. Estas últimas en particular son importantes porque ayudarán al hijo a ir adquiriendo el sentido de la realidad. A medida que el bebé crece y luego de experiencias repetidas de demora en la concreción de sus deseos, aprenderá que la frustración tiene un límite en el tiempo. Es decir, la satisfacción de las demandas puede tardar, pero llega finalmente. Y esto, junto a otras capacidades que irá adquiriendo, lo ayudarán a tolerar la frustración cada día más.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>