El pequeño debe acostumbrarse al ruido

Desde que el recién nacido llega al hogar, es conve-niente acostumbrarlo a que, al menos de día, duerma con los ruidos normales de la casa, siempre que no sean excesivamente estridentes. Las conversaciones de la familia, la radio.
la televisión, la aspiradora o incluso un poco de música suave no alterarán su sueño. Por el contrario, si creamos un silencio artificial, el bebé se acostúmbrala a él y se despertará con cualquier sonido. Para que su sueño sea apacible, la cuna debe colocarse en un rincón bien ventilado, alejado de las corrientes de aire y del humo del tabaco, con una temperatura adecuada (de 18 a 22 grados) y algo de lux.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>