Aprender por imitación

Tanto padres como hijos tratan día a día con esta dificultad. Los hijos, porque tienen que ir aprendiendo poco a poco a frustrarse; los padres, porque ponen a prueba esa tolerancia cotidianamente. Y aquí como en muchos otros aspectos del crecimiento, el niño puede aprender mucho del proceder de los padres. Los niños pequeños quieren satisfacer sus demandas al instante.
Un bebé llora hasta que se le da su alimento y pasa mucho tiempo hasta que puede aprender a esperar.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>