El lugar del papá

En el curso se trabaja también con la pareja. Todos los padres que asisten a los grupos ingresan a sala de partos siempre que quieran. Para que el padre pueda ingresar a la sala de partos, tiene como condición haber concurrido por lo menos a 4 clases del curso de pre-parto y contar con la aprobación de las psi-cólogas.

En este hospital está permitido el ingreso a sala de partos por parte del futuro papá, desde el año 1981, pero siempre se pidió como requisito la asistencia al curso. Las charlas a las que concurren los papas les brindan herramientas para colaborar con la mujer en el trabajo de parto (antes del ingreso al hospital) y en el parto. Allí también les informan acerca del puerperio, la lactancia y la anticoncepción, insistiendo en el compromiso que debe asumir la pareja con relación a esta última.

También pueden acompañar a la mujer durante el trabajo corporal realizado con las kinesiólogas, con lo cual podrán ayudarlas a controlar las contracciones, la respiración, permitiéndoles vi-venciar juntos algo más de la experiencia del embarazo. Solamente es permitido el ingreso del padre -y no de otras personas- a la sala de partos (última etapa del trabajo de parto, que es el nacimiento del bebé), ya que es un momento muy íntimo de la pareja en el que no sólo está presente la maternidad, sino también la sexualidad.

Categoría: Los Padres  Tags:
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>