Lo heredado y lo adquirido

Algunos futuros padres adoptivos y aún más sus familiares suelen preocuparse por la herencia, que el niño pudiera traer consigo, en cuanto a la transmisión genética se refiere. Este fenómeno tiene una característica esencial: en él interviene el azar. Nadie puede asegurar cuáles características serán heredadas por un niño aun conociendo a la pareja que lo concibió. Sólo se puede hablar de predisposiciones. Éstas pueden ser, por ejemplo, de temperamento, de habilidades, de características físicas o
de ciertas enfermedades. Todos conocemos familias que tienen hijos biológicos con diferencias notables de temperamento, de aptitudes, o físicas.

Es que a veces se heredan rasgos que sólo se han manifestado en familiares lejanos que ni siquiera se han conocido. Es un error pensar, además, que los factores genéticos heredados todo lo determinan. El ambiente en el que el niño crece, el afecto de su familia, los cuidados recibidos y la educación son, entre muchos otros, importantes factores para que un chico se desarrolle sanamente. Hay aspectos fundamentales para la vida de todo ser humano que no se heredan, como nuestros valores o la forma que tenemos de relacionarnos con los otros; éstos se cimientan en la primera infancia en el constante intercambio con los seres queridos.

Categoría: Los Padres  Tags:
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>