Leche: de fácil camuflaje

Algunos niños, en esta etapa, rechazan la leche. Pero no te alarmes. Existen muchos sustitutos de idénticas propiedades y muchas maneras de disfrazar su blancura. Por ejemplo, los quesos gustan mucho a los pequeños y no hay inco-venientes en que los coman a diario. Los hay de varias clases (petit-suisse, quesitos en porciones, etc.) y recuerda que 40 g de queso equivalen a 100 ce de leche. Los licuados de fruta -en especial cuando hace calor- son muy apreciados por los niños. El yogur de frutas, las cremas, el flan, el arroz con leche, pueden sustituir perfectamente a un vaso de amenazante leche.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>