Pesos y medidas del bebé

• La cabeza del recién nacido es pro-porcialmente muy grande en relación con el cuerpo: mide 35 centímetros de diámetro. Puede llegar a tener cefalo-hematomas como producto de un parto prolongado. Estos no requieren ningún tratamiento ni dejan secuelas. La fon-tanella (“mollera” en términos populares) debe tener un tamaño y tensión adecuados. Puede haber cabalgamiento (uno encima del otro) de los huesos del cráneo, debido a la adaptación sufrida en el canal del parto. Son pequeños sobrerrelieves que desaparecerán en poco tiempo.

• Los ojos por lo general son de color grisáceo. Pueden tener manchitas rojas y, aunque Andrea no lo crea, su bebé la ve. Le aconsejamos ponerlo a 36 centímetros como mínimo para que la vea con mayor nitidez. El recién nacido también oye (por eso ante a un sonido pestañea o mueve la cabeza)

• La auscultación cardíaca permite detectar alteraciones congénitas y corroborar si se lleva a cabo normalmente el proceso de adaptación extrauterina del aparato cardiorrespiratorio. Los recién nacidos tienen una frecuencia cardíaca de 100 a 140 latidos por minuto, que pueden aumentar durante el llanto.

• Luego se examinan la panza y el cordón umbilical; finalmente se controlan los genitales. A Lucio se le palpan los testículos para determinar la correcta ubicación en la bolsa. El pene presenta una fimosis fisiológica hasta el año. No es correcto retraer el prepucio ya que podrían producirse adherencias patológicas (la fuerza del chorro miccional nos garantiza la normalidad). Si hubiera sido una nena controlaríamos que los labios mayores cubran los labios menores y el clítoris. El examen físico concluye con la verificación de la estabilidad de las caderas para descartar una luxación congénita.

• Posteriormente se realiza un minucioso examen neurológico para valorar la respuesta del bebé a los distintos reflejos: el de Moro (abrir y cerrar extremidades), el de succión, etc. Se controla además la fuerza de las piernas y los brazos.

• Cumplido el examen se lo pesa y se mide su perímetro cefálico. Se colocan de rutina gotas antiinfecciosas en los ojos y suele administrársele una inyección de vitamina K (antihemorrágica).

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>