El deseo pensando en ellos y en su futuro

Que encuentren un rápido equilibrio interior y no tengan que pasar la mitad de la vida tratando de aprender cómo se hace para ser felices. Y eso tiene más que ver con el equilibrio emocional que con la formación profesional o con la economía… Creo que es allí donde los padres podemos dejar una huella positiva o una realmente negativa. Mi deseo es que no tengan que invertir lo que ganen, media vida en un psicólogo, tratando de desembarazarse de todo lo que nosotros “les pusimos”.
Y, por otro lado, también tengo la certeza de que los padres siempre nos equivocamos en algo. Es algo así como una resignación por anticipado… ¿no? (dice Ménica, y luego sonríe, como aceptando con sabiduría esa dulce fatalidad Al fin de cuentas, errar es humano… todavía).

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>