Un lugar adecuado para jugar

Los salones tienen pisos de goma para que no se lastimen, así como juegos especialmente traídos del exterior, loterías sonoras y otros juegos didácticos poco conocidos, destinados a profundizar en las inquietudes del pequeño en relación a lo lúdico. “Todo está diagramado de acuerdo con la edad de los chicos: poca circulación de gente, juguetes adecuados, no más de 10 niños por grupo y una maestra cada 5 chicos”, afirma la licenciada Saal.

Para ella, “este pre-jardín, en realidad, prepara a los chicos en sus hábitos de autonomía, de independencia, en sus vinculaciones, para poder entrar después en un jardín de infantes donde haya más niños, menos maestras por grupo, más cantidad de salones, en fin, instituciones con otras dimensiones. Trabajamos, para que los chicos se vayan acostumbrando a sentarse, a escuchar una consigna, a reflexionar, a tener una respuesta propia, todos los elementos que luego van a necesitar para ingresar en la escolaridad. Al pre-jardín vienen tres veces por semana. A partir de los dos años, pueden venir todos los días”.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>