Síntomas de alarma

La desaparición de los reflejos arcaicos es un índice de maduración cerebral. Por eso, sólo deben perdurar en el bebé durante un plazo de tiempo determinado.
Hay dos elementos a tener en cuenta que pueden considerarse síntomas de alarma:
1. La ausencia total de estos reflejos o su existencia en forma parcial o deficitaria.
2. La persistencia de los reflejos arcaicos más allá de las fechas indicadas.
Según Susana Roldan, neuróloga infantil, “casi todos desaparecen hacia el tercer mes, aunque algunos persisten hasta el quinto o sexto. De todas formas, siempre hay que otorgar un cierto margen a los niños, porque cada uno es distinto”.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>