El fiel de la balanza

Para Marcela, adulta y profesional, ser la del medio es eso: estar en el medio de todo. Los otros se encuentran siempre más cerca del padre y de la madre; el del medio se queda ahí, en la mitad. Sin llegada directa a quien debe guiarlos y acompañarlos. Considera que los que ocupan este lugar siempre se destacan y que, generalmente, son muy estudiosos.
Para ella, existen alianzas entre el mayor y el menor por la protección que el primero le brinda al otro y por la admiración del más chico por su hermano más grande que, a veces, funciona como sustituto de los padres.
También cree que el del medio es propenso a buscar salidas opuestas a las de los demás miembros de la familia. Si se trata de un grupo expansivo e inclinado hacia afuera, posiblemente él se dedique más a su interior o a lo reflexivo y viceversa.
El hijo mayor y el menor tienen una posición cuantifi-cable y concreta: son lo más grande o lo más chico. El del medio suele sentirse la mitad de lo que es el mayor para sus padres y el doble de lo que es el menor. Su posición es inamovible y se comporta como el fiel de la balanza, el que establece el equilibrio para que los platillos (representados por los otros dos) puedan subir o bajar, tener más o menos presencia según los acontecimientos de la vida. El fiel es el que está siempre presente.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>