Adaptacion a la guarderia

Adaptacion a la guarderia: Claudia descubrió que su hija Azul toleraba mejor la guardería si, al principio, la dejaba allí sólo por las mañanas: el simple hecho de volver a comer con su abuela hizo que desaparecieran sus caprichos con la comida y, además, permitió llevarla a jornada completa dos meses más tarde. Julia, en cambio, descubrió que su hijo se portaba de un modo más maduro (accedía de mejor gana a quedarse en la escuela) si era papá quien lo llevaba. Marta, en fin, se dio cuenta de que el simple hecho de invitar un día a merendar a la maestra de su hija hizo que ella dejase de rechazar la guardería, ya que así la nena pudo establecer con la educadora la familiaridad que necesitaba.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>