Grupo de apoyo de lactancia natural

En ocasiones, se trata de episodios sin una razón concreta y sin importancia, que incluso se resuelven solos. Son más frecuentes durante las primeras semanas, cuando madre e hijo son “novatos”. Pero, si son duraderos, lo primero es buscar la causa. “Y mientras tanto, tener mucha paciencia, no forzar nunca al bebé”, apunta Bettina, coordinadora de un grupo de apoyo a la lactancia natural. “El pecho no se le da al bebé: se le ofrece para que sea él quien lo tome. Debemos acariciarle el borde de los labios con el pezón o apretarle suavemente la cara contra el pecho desnudo y ver si él lo quiere tomar. Sin forzarlo”.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>