Cuales son las fases del parto

Amor a primera vista.
La primera hora tras el parto es el principio de una historia de amor. Piel con piel, miradas, olores y caricias logran un sello amoroso grabado a fuego.
Cuando Ana nació, su madre estaba anestesiada, y siempre le cuentan que lloraba mucho… Luego, pasó tres días en una sala con cunas-nido, y se portaba muy bien. Hoy Ana ha tenido a su primer hijo, tras un parto tranquilo, en la intimidad. Nada más salir el bebé, la matrona lo ha colocado encima de su pecho desnudo y, sin que ella hiciera nada, ha llegado hasta él y ha empezado a mamar. No podía creerlo, aunque había visto algo parecido en algunos vídeos. Hoy se sabe que el verdadero habitat del bebé nada más nacer es el pecho desnudo de su madre: no hay otro lugar donde se sienta más seguro. Incluso si un bebé está enfermo o es prematuro -salvo contadas excepciones- tiene más posibilidades de sobrevivir si está en contacto con la piel de su madre, mientras se le practican las intervenciones o controles necesarios. LA PRIMERA HORA. La primera hora después del parto es un momento único en la vida de los mamíferos. Madre y bebé se enamoran literalmente. Gracias a eso, la mujer cuidará de su retoño con menos esfuerzo, movida por el impulso hormonal, y el bebé se apegará a su madre, lo cual le permitirá sobrevivir. El bebé humano es el mamífero que nace más inmaduro, ya que tarda muchos meses en poder valerse por sí mismo. El vínculo hormonal, bioquímico y afectivo con su madre, o con su padre u otra persona de apego, será el único cuidado que necesitará para vivir. En la última fase del parto se producen grandes cantidades de adrenalina y hormonas de estrés, porque es un momento de esfuerzo y tensión. Sus miradas, junto con el intercambio de olores, contacto y caricias, producen una descarga de grandes cantidades de hormonas y de endorfmas, sustancias placenteras. Es una experiencia más de la esfera sexual de las personas, en un sentido amplio. La oxitocina es la hormona del amor, y la prolactina, la del cuidado. Juntas logran ese sello amoroso grabado a fuego en el cerebro de ambos. Pasadas las primeras 1-2 horas, ambos se duermen.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>