Tipos de castigos para niños

Un autor norteamericano recomienda en su libro el siguiente procedimiento para ayudar a un niño cnurético: Cada vez que el chico amanece con la cama seca, la madre pega una estrellita dorada en la fecha correspondiente del calendario. Ver cómo aumentan las estrellitas ya constituye de por sí un aliciente para el niño, pero, además, cada diez estrellas obtiene un premio especial. Según el autor, en muy poco tiempo el niño aprendería a no mojar la cama. Lo que no dice es qué pasa si el chaval no logra obtener ninguna estrella o si sólo consigue una muy de tarde en tarde. Tampoco queda claro si se trata de una enuresis primaria o secundaria. En la primaria, el niño aún no ha aprendido a controlar su vejiga porque en este área el desarrollo de su sistema nervioso está retrasado. Es difícil imaginarse que unas estrellitas vayan a acelerar su desarrollo, puesto que no depende de su voluntad. Tampoco premiamos a un niño pequeño por decir por primera vez «mamá» o porque ya ha aprendido a andar (mostrar alegría sobre estos logros es otra cosa).
Si se tratase de una enuresis secundaria, cuando el niño ya ha permanecido seco y por alguna causa vuelve a hacerse pis, las estrellitas por sí solas no investigarían qué problema o trastorno emocional ha llevado al niño a refugiarse en esta conducta regresiva. Se ocuparían de los síntomas sin preguntar por la causa (quizá de todos modos este sistema ayudaría al niño, pero no por los premios sino por dedicarse la madre intensamente a él, eliminando así la posible causa —el sentirse desatendido— que le ha llevado a mojar la cama).
Igual que en el caso de los castigos, también hay recompensas «naturales». La alegría por algo bien hecho, las sonrisas y el buen humor cuando todos están contentos, son premios que nunca coaccionan al niño ni le inducen al chantaje. Esto no quita que, a veces, también puedan ser materiales. «Gracias a vuestra ayuda hemos terminado todo el trabajo, así que podemos aprovechar la tarde para ir a la cafetería y comernos un helado». «Estoy tan contenta con vosotros que os he traído a todos un regalo».

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>