Personalidad infantil

Un niño de cinco años que pronto va a entrar en la escuela, tiene ya un carácter bastante definido, aunque todavía no se puede saber a ciencia cierta cómo va a ser de mayor. Sin embargo, se ha comprobado en cientos de adultos que un niño que durante sus primeros años ha vivido una relación cálida y amistosa con los padres, tiene muchas más probabilidades de desarrollar los rasgos positivos de su carácter que otro que no ha tenido esta ocasión. Si la base es sólida, las crisis se superan y los errores cometidos pierden importancia. Es cuestión de tener fe en el niño, creerle capaz de hacer cosas buenas, estar siempre de su lado.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>